Situada en la Plaza de Mina, esquina con la calle Antonio López, se ubica una casa palacio que era conocida como “La Casa de Pinillos” considerada como una de las viviendas más importantes de Cádiz. Esta ubicación supone una ventaja clave para los comerciantes debido a su cercanía con el puerto y la Calle Nueva en la que se realizaban las transacciones comerciales.

Con motivo de la celebración del Tricentenario del traslado de la Casa de la Contratación de Indias a la ciudad de Cádiz, os haremos viajar en el tiempo para conocer cómo se estructuraba la vivienda de los comerciantes de la época.

¿Comenzamos?

Casa Pinillos, Cádiz, Tricentenario

Entrada de la Casa Pinillos, en la Plaza de Mina, Cádiz

 Primeros dueños de la casa: La Familia Bustamante

Esta casa no fue construída por la familia Martínez de Pinillos, sino por Don Fausto de Bustamante. Era un caballero de la orden de Santiago y que desempeñó el cargo de Real Aduana y que alcanzó el título honorífico de Regidor Perpetuo. Como era propio de la época, una persona con tal posición necesitaba una casa acorte con su estatus social. Es entonces cuando ordenó derribar la vivienda anterior y mandar a construir una nueva casa siguiendo el canon de “Casa de cargadores a Indias”. Es decir, una casa con tres plantas, una torre mirador, con un patio y escalera principal en estilo barroco que era el imperante en aquella época. Los materiales, por supuesto debían ser de la mejor calidad, como la piedra ostionera en la base del edificio, mármol genovés para las columnas y puerta principal y caoba que traían de América para las puertas y barandilla de la escalera.

 

Un ejemplo de Casa de Cargadores a Indias

La planta baja era destinada al almacenamiento de las mercancías que traían los comerciantes del puerto, teniendo acceso al aljibe que solían construir justo debajo del edificio, debido a que en Cádiz había pocas fuentes de agua potable, siendo el más cercano el situado en el pozo de la Jara en la plaza de San Antonio, bastante utilizado en aquella época para recoger y conservar el agua. Consistía en un sistema de tubos que recogía el agua de la azotea y la trasladaba al pozo, construido con mármol italiano de Carrara.

Casa Pinillos, Cádiz, aljibe

Aljibe de la Casa Pinillos, Cádiz

Casa Pinillos, Cádiz, Pinillos, pozo

Patio de la Casa Pinillos, Cádiz

 

 

 

 

 

 

 

Casa Pinillos, Cádiz, pozo

Detalle del pozo de la Casa Pinillos, Cádiz

Casa Pinillos, Cádiz, patio

Patio de la Casa Pinillos, Cádiz

En comparación con las demás casas Andaluzas, los patios de Cádiz, solían ser más pequeños , ya que se debía aprovechar el terreno, debida a la poca extensión de tierra de la ciudad. Debido a la poca amplitud de estos patios, las viviendas eran más altas.

 

 

 

 

 

 

Casa Pinillos, Cádiz

Detalle del techo de la escalera principal

Otro aspecto a reseñar de la planta baja, es la colocación de escaleras anchas, con el pasamanos de caoba y escaleras de mármol que accedían a la planta principal. Los azulejos que se ven no son del siglo XVIII sino del siglo XIX que se utilizaron posteriormente para embellecer la escalera.

posamanos, caoba, Casa Pinillos, Cádiz

Posamanos de caoba, Casa Pinillos

 

 

 

 

 

 

 

Escalera, Casa Pinillos, azulejos valencianos siglo XIX, Cádiz

Azulejos valencianos del S.XIX para embellecer la escalera

La primera planta era la destinada a las oficinas de los comerciantes donde llevaban a cabo sus negocios cuyas habitaciones rodean el patio principal y que actualmente es utilizada para exposiciones.

Casa de Pinillos, Cádiz

Habitación de la primera planta, destinada para exposiciones

Casa Pinillos, Cádiz

Escalera hacia la primera planta

 

 

 

 

 

 

 

 

Casa Pinillos, Cádiz , patio

Vista del patio de La Casa Pinillos desde la segunda planta

La segunda planta era la destinada al comedor y al salón principal de la casa, la estancia principal donde se celebraban fiestas, reuniones y tertulias que dispone de un balcón que abrían para que los ciudadanos pudieran ver tales eventos. El mobiliario de dicho salón no pertenece a la casa, siendo de estilo imperio de la época de Napoleón en el siglo XIX, siendo el espejo el único elemento decorativo perteneciente al siglo XVIII.

Salón de la Casa Pinillos Cádiz

Salón principal con mobiliario de estilo imperio

Mobiliario estilo imperio de la Casa Pinillos Cádiz

Detalle del mobiliario estilo imperio (siglo XIX)

 

 

 

 

 

 

La última planta era la destinada al servicio en la que las escaleras eran más estrechas y los techos más bajos que tiene acceso a la torre mirador que utilizaban los comerciantes para vigilar los barcos que transportaban sus mercancías.

Torre mirador Casa Pinillos Cádiz

Vista de la torre mirador de la Casa Pinillos, Cádiz

Posteriormente, cuando el comercio con América decreció, la familia de Bustamante, se trasladó a Sevilla, pero no se deshicieron de la casa de inmediato, y en 1820 que fue alquilada al Ayuntamiento para que se usaran como oficina mientras que remodelaban el edificio consistorial. Fue entonces cuando se sustituyeron diversos aspectos decorativos de la casa, eliminando el estilo barroco para introducirla en el neoclásico.

La familia marcada por el éxito y la tragedia

A mediados del siglo los Bustamante vendieron la casa, y a principios del siglo XX pasó a ser de la propiedad de la familia Martínez de Pinillos, una de las familias más importantes de España.

Esta familia se instala en Cádiz tras fundar una naviera de barcos de vapor que realizaban sus viajes alrededor de Europa, que a los comienzos el negocio les reportaba elevados ingresos.

Gracias a la riqueza que le aportaba el negocio, la familia decidió establecer esa casa como  su hogar, pero que a su vez se establecía como ejemplo del alto status económico en aquellos años, provocando la admiración de todos los que la contemplaban.

Esta abundancia se mantuvo hasta el comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914. Durante el conflicto, la naviera perdió numerosos buques afectándola económicamente. Este suceso se sumó a la aparición de la gripe en España, que afectó a la tripulación de los barcos “Cádiz” y “Barcelona” que mantenían rutas con Cuba y que provocaron una epidemia en Santiago de Cuba.

Pero la mala fortuna se cebó con la familia, ya que el siete de septiembre de 1919 zarpó el vapor “Valvanera” de Cuba y  a causa de un huracán,  naufragó tres días después, creyendo que llegarían a tiempo al puerto de La Habana. El temporal se cobró más de 500 víctimas, considerándose la mayor tragedia marítima en tiempos de paz, y conociéndose el vapor como “El Titanic español”  debido a la magnitud del desastre. Nueve días más tarde del suceso, encontraron el navío sin ningún cadáver y con las lanchas salvavidas en su sitio. El número de víctimas hubiera sido mayor, pero 732 personas decidieron desembarcar en Santiago de Cuba por miedo al temporal que se avecinaba.

¿Qué ocurrió con la familia Martínez de Pinillos?

La tragedia y la crisis vivida en los años de la posguerra, provocó una situación económica insostenible para la empresa, así que forzosamente vendieron la naviera a la Compañía Transoceánica.

La familia siguió adelante con la venta de sal y adentrándose en la política, siendo algunos miembros alcaldes de la ciudad.

Durante años, la casa permaneció cerrada al público, usándose ocasionalmente como lugar de exposiciones hasta que fue cedida una parte al Museo de Cádiz como donación de la última descendiente de la familia, Carmen Martínez de Pinillos y Toro en el año 2004 y que fue rehabilitada más adelante en el año 2009 por el Ministerio de Cultura para que pudiera ser visitada y que servía de ejemplo de la grandeza económica que tuvo Cádiz gracias al comercio marítimo.

La otra parte que no fue cedida al Museo, fue destinada a la fundación benéfica “Carmen Martínez de Pinillos” dedicada a las personas necesitadas que se encuentra en la planta baja de la vivienda.

Fundación, Carmen Martínez de Pinillos, Museo de Cádiz, benéfico, Casa Pinillos, Cádiz

Fundación “Carmen Martínez de Pinillos” no cedida al Museo de Cádiz

Si os ha picado la curiosidad, y queréis visitarla dejamos el enlace a la web del Museo de Cádiz para consultar horarios y días de visita guiada: http://www.museosdeandalucia.es/cultura/museos/MCA/index.jsp?redirect=S2_1.jsp

El edificio guarda gran valor patrimonial por el valor histórico que aporta a la ciudad de Cádiz, no solo por ser considerado como gran ejemplo de la burguesía gaditana del siglo XVIII, sino que además es una referencia socioeconómica del comercio que Cádiz mantenía con Europa y América.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies