En Cádiz, siempre se han oído historias sobre galerías subterráneas que fueron construidas para  escapar en el caso de que la ciudad se encontrara en caso de asedio. Creo que no hay ningún gaditano que no tenga algún pariente, amigo o conocido que en su época de juventud, se aventuraran a adentrarse en lo que se las conoce coloquialmente como “Las Cuevas de María Moco” por la existencia de una gitana que vivía allí.

¿Cómo empezó todo?

En la actualidad, estas galerías permanecen cerradas al público por motivos de seguridad y la curiosidad por lo que tienen los gaditanos bajo sus pies es inmensa. En la ciudad existen numerosas entradas a la galería que no están catalogadas.

Esa curiosidad, se convirtió en un sentimiento de pasión por lo desconocido que llevó a Eugenio Belgrano a investigar dichas galerías con el fin de que saliera a la luz lo que tanto tiempo lleva escondido bajo la ciudad. Desde pequeño escuchaba esas historias y se decidió a investigar por el simple morbo de descubrir el subsuelo.

La investigación profesional comenzó como una afición en la que poco a poco esa curiosidad fue a más. Cuando plasmaron su trabajo en su página web, supuso un antes y un después para la investigación, en la que las empresas se volcaron y se interesaron por el proyecto en el que tuvieron también el apoyo de los organismos locales tanto en la parte documental, como administrativa y burocrática.

El primer descubrimiento que llevaron a cabo fue el descubrimiento del Fuerte de Santa Ana que es un alcantarillado del siglo XVII de las zonas comunes de las Puertas de Tierra y en el siglo XVIII cuando se modifica el pabellón de las Bóbedas de Santa Elena se utiliza ese antiguo alcantarillado como vía de escape de la fortificación para que pudieran escapar los soldados en caso de que la ciudad sufriera un asedio. Esa galería la encontró cuando Eugenio tenía 10 años cuando pasaba por la vía del tren y vio un agujero en el que decidió investigar, y jugar con la fantasía con esa mezcla entre curiosidad y miedo por lo desconocido.

Iniciaron su trayectoria profesional al descubrir las Catacumbas del Beaterio, en la que ya empezaban a ofrecer visitas turísticas.

¿Qué tienen de especial las Catacumbas del Beaterio?

Uno de los subterráneos que les ha dado a conocer está en el corazón del casco antiguo, debajo de una vivienda en la calle Valverde, que casualmente, antiguamente era llamada “Calle del Beaterio” como se recoge en el libro de Adolfo de Castro “Los nombres de las calles y las plazas de Cádiz”. Era llamada así porque el siglo XVII fue fundado el Beaterio bajo la 3º orden de San Francisco y cuyo panteón bajo o catacumbas eran destinadas a los ritos funerarios de las beatas que vivían en esta comunidad.

Calle Beaterio Valverde Catacumbas cuevas del Beaterio Cádiz

Tras la desamortización de Mendizabal estas beatas tuvieron que marcharse del lugar dejando en el inmueble todos los nichos vacíos de las hermanas fallecidas convirtiéndose entonces en un centro para mujeres en peligro de exclusión social en el que se les enseñaba el oficio de la costura.

Más tarde se derribó el edificio, excepto la parte del subsuelo donde se encontraba el panteón de la Orden de Beatas.

Catacumbas cuevas del Beaterio Cádiz Catacumbas cuevas del Beaterio Cádiz

Imaginad por un momento que justo debajo de donde vivís, existe un antiguo cementerio como en Poltergeist, suena increíble ¿verdad?

Este lugar no solo tuvo usos funerarios, sino que también sirvió de refugio a una familia que se escondió durante los tres días que duró el conflicto de la Guerra Civil en la ciudad y que además en la azotea del edificio se concentraban francotiradores. Tras la Guerra Civil el lugar se llenó de escombros y los vecinos no quisieron volver a saber nada de ese lugar. Pero no fueron los únicos invitados que tendría este enigmático lugar.

La Masonería, constituye una sociedad secreta que fue muy perseguida durante el régimen franquista y que encontraron en el antiguo panteón un lugar idóneo donde celebrar sus reuniones clandestinas en el que dejaron su huella con marcas de símbolos, que todavía son objeto de estudio.

7 motivos por los que visitar las Catacumbas del Beaterio.

  1. Porque sentiréis que habéis viajado en el tiempo tres siglos atrás.
  2. Debido a que hay un foso que comunica con la cueva, se han encontrado una gran variedad de objetos de todo tipo, del más inocente juguete a la más peligrosa de las armas de guerra.
  3. Las Catacumbas del Beaterio fueron desconocidas hasta la actualidad y no hay registros históricos en el archivo local de este lugar. Entonces os estaréis preguntando que cómo sabemos todo lo que habéis leído anteriormente. Os aseguramos que os dejará con la boca abierta.
  4. El dinero obtenido de la entrada se destina a la financiación de más proyectos de investigación del subsuelo y a la vez que descubrís un poco más de nuestra historia, estaréis ayudando a que se estudie más este lado desconocido de la ciudad.
  5. Para los amantes de lo desconocido está cobrando cada vez mayor importancia, llamando la atención a los productores del popular programa Cuarto Milenio.
  6. En su web http://www.catacumbasdelbeaterio.com/ podréis encontrar promociones en fechas especiales como Halloween o Navidad.
  7. Además de la visita turística, han propuesto el tema del escape room en el que consistirá en la recreación de la situación en la que los participantes tendrán que escapar de las catacumbas en 60 minutos y que podréis comprar las entradas en http://www.escapedelsubsuelo.com/.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies